Els_segadors

Sobre Cataluña

Cataluña es una de las 17 Comunidades Autónomas del Reino de España al noreste de la península ibérica. Al norte tiene una frontera natural con Francia, los Pirineos. Al oeste se encuentra la Comunidad Autónoma Aragón y al sur la Comunidad Autónoma Valencia. Al este está el Mar Mediterráneo.

Población

Cataluña tiene un poco más de 7,5 millones de habitantes, 16% de la población española. La mayoría de los catalanes vive en el área metropolitano de Barcelona, que es la capital. Lleida, Manresa, Tarragona y Girona son, a parte de Barcelona, las ciudades más grandes. Hay multitud de pequeñas ciudades como La Seu d’Urgell, Figueres, Berga…
Ya que Barcelona y la costa atraen a mucha gente, el interior está poco poblado. Ahí la vida se organiza alrededor de múltiples pueblos.

Clima

Cataluña tiene tres climas: en la costa hay un clima mediterráneo (inviernos templados y veranos bochornosos), en el interior el clima es continental (inviernos fríos y veranos muy calurosos) y en el Pirineo se encuentra un clima de alta montaña (inviernos fríos y agradables veranos).

Geografía

Un buen resumen para hablar de la geografía es: mar y montaña. Hay muy pocas llanuras; sólo se encuentran al noreste ( Empordà ) y el sureste ( Delta del Ebro ). El paisaje se compone por diferentes sistemas montañosos, altos y más bajos, que ofrece un gran abanico de paisajes, fauna y flora.
Los ríos más importantes son el Ebro, el Segre, el Ter y el Llobregat. Sus caudales varían según la estación. Hoy en día, debido a los múltiples embalses y pantanos, no son navegables para transporte a larga distancia. El Ebro y el Segre son fundamentales para la agricultura, ya que su agua es suministrada para el riego. El Ter y el Llobregat lo eran para la ya desaparecida industria textil. El Segre empalma con el Ebro, los otros tres desembocan en el Mar Mediterráneo.
El pico más alto de Cataluña es el Pic d’Estats, con sus 3134 m por encima del nivel del mar.

Historia

Cataluña nació en la mediana Edad Media como conjunto de pequeños condados independientes que lucharon entre sí para aumentar su territorio y su poder. El Condado de Barcelona, que a través de bodas y guerras logró la supremacía, sería la base para lo que más tarde se llamaría Cataluña.
Perteneció durante mucho tiempo al Reino de Aragón ( Siglos XII hasta principios de XVIII ), pero mantuvo su independencia. Ese reino vivió su máxima expansión en la Alta Edad Media. Entonces los catalanes dominaban buena parte de la zona noroeste del Mediterráneo.
Poco antes del descubrimiento de América, se unieron Aragón y Castilla. Esa unión significa a la vez el nacimiento de España, pero cada reino mantuvo sus instituciones, leyes, fronteras y moneda. Dentro de Aragón, Cataluña siguió disfrutando de privilegios legislativos y de un parlamento propio, La Generalitat.
La índole centralista de España condujo a varios conflictos bélicos con Cataluña. Las más importantes son la rebelión de Los Segadores ( 1648 ) y la rebelión contra el Rey centralista Felipe V que acabó en 1714 en desfavor de los catalanes. Es cuando España cambió su política, aboliendo todas las instituciones y privilegios regionales. En Cataluña prohibieron además el catalán como lengua pública.
Durante los próximos siglos se españolizó e industrializó Cataluña, poniendo así la base para mucha riqueza. Los catalanes se convirtieron en la región más productiva de España y no dejarían de serlo nunca más.
A finales del siglo 19 ese bienestar se tradujo económico en la “renaixença ”, una recuperación de la consciencia catalana. A principios se trata de un movimiento intelectual, pero a comienzos del siglo 20 se vuelve político. La Guerra Civil española y la dictadura cortaron a mano dura esa emancipación. Y se marginó el uso del catalán. Económicamente Cataluña se reforzó, lo cual provocó una masiva emigración del resto de España a tierras catalanas. Esto explica su actual composición de la población, con un 50% procedente de fuera de Cataluña.
La democracia, iniciada con la muerte de Franco, intentó tener en cuenta los anhelos reprimidos para obtener más autonomía: Cataluña recuperó la Generalitat, el catalán se hizo cooficial y se establecieron acuerdos fiscales con el Estado español.
Hoy en día, la tendencia es de un creciente nacionalismo catalán y una demanda de cada vez más gente para formar un Estado propio dentro de Europa. Esa radicalización es debida en gran parte a la crisis económica de principios de siglo 21.  Actualemente los gobiernos de España y Cataluña disputan la legalidad de un referéndum dentro de Cataluña sobre su soberanía y futuro político.

Catalán, una lengua

En Cataluña se hablan diferentes lenguas, pero sólo dos son oficiales: el castellano y el catalán. Una buena tercera parte de la población habla catalán como lengua materna y la mitad sabe hablarlo. El catalán es la lengua originaria de la zona, y es tan antigua como el castellano, pero ha tenido que recuperarse de una larga época de represión. Es la lengua dominante en las zonas rurales y en el interior. El gobierno catalán hace una política de normalización lingüística, promoviendo así el catalán. La enseñanza pública es en catalán desde 1992, aunque la asignatura de castellano es obligatoria. Casi todos los catalanohablantes son bilingües.
El catalán también es hablado en Valencia, Islas Baleares, la Franja de Aragón, Andorra, y el sur de Francia (Catalunya Nord) y hasta en Italia en la ciudad de Alguer. Abarca un territorio de 68.000 km2 y una población de 9,5 millones catalanohablantes. El Institut d’Estudis Catalans Y el Institut Ramón Llull son dos importantes instituciones para su estudio y difusión.

La polémica lingüística

El tema lingüístico es complejo y histórico. Los defensores del catalán temen que su posición minoritaria hace que sea una lengua en peligro de extinción, por una asimétrica competencia con el castellano. Por ejemplo, sólo el 3% de las películas son subtituladas en catalán (según el periódico ARA. 13/04/2013).
El castellano es la primera lengua vincular con el extranjero, pero esto hace que fuera de España, el catalán sea muchas veces considerado como un mero idioma local de uso privado. Por ese motivo se está buscando un mayor reconocimiento y una creciente difusión en Europa.
Por otro lado, España defiende con ardor el castellano como lengua de todos los españoles. A los catalanes les gusta que les hables en su idioma, y poniendo de lado a algunas personas radicalizadas, están dispuestos a usar el castellano como lengua comunicativa con los extranjeros y los hispanohablantes que visiten el país.

Símbolos y tradiciones

Cataluña tiene muchos símbolos propios. El más omnipresente es la senyera (o su versión no oficial y independentista: la estelada), la bandera catalana. Otro fuerte símbolo es el burro catalán, una pegatina que se cuela en los coches, y que fue inventado como respuesta al toro español.
El típico catalán folclórico se viste con faja y camisa blanca, se calza con alpargatas y lleva la barretina en la cabeza, un estruendo de origen rural. El caganer es una figurita típicamente catalana que se coloca en el pesebre y que simboliza la igualdad entre la gente. En la misma época hacen el tió, un tronco de madera cubierto de una manta que los niños baten con unos palos hasta que el tió cague dulces y/o pequeños regalos. Sant Jordi, celebrado el 23 de abril, es sin duda la fiesta más compartida de los catalanes. Ese día se regalan rosas y libros.
Els castellers son espectaculares torres humanas. Originaria de Tarragona, se ha difundido la tradición por todo el territorio menos el Pirineo. Se celebran sobre todo durante las Fiestas Mayores ( Festa Major ) , donde las diferentes collas compiten entre sí. El día nacional, La Diada, se celebra cada 11 de septiembre. Recuerda la derrota ante el ejército español a principios del Siglo 18 y se ha convertido en un día reivindicativo a favor de la independencia. Los gigantes y cabezudos fueron sacados de la caja del olvido y se les saca en diferentes ocasiones. Y falta mencionar la sardana, típico baile y música.
Los símbolos y las tradiciones son muy respetados entre todas las edades. Son reflejo de la identidad catalana. El hecho de que no existen en el resto del territorio español, ha provocado que muchos símbolos han entrado en la reivindicación soberanista.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>